“PODREMOS CUIDAR A LA GENTE DESDE SUS PROPIAS CASAS EN LUGAR DE DESDE LOS HOSPITALES”

6b9b4f7a37158184e973030bfec1a5e1 94dac155b38d6cb863a068343ad67327

df62c8fe12a657e8c7a6c635e651291d de4ec65ce8df8c9b9c440336efbf5336

Lucien Engelen no le tiene miedo al Gran Hermano. En el futuro que él ve, que tiene mucho de presente, todos estamos vigilados y conectados con nuestros médicos. Nuestras constantes vitales medidas y enviadas al instante a centros de salud con los que compartiremos responsabilidades médicas. Como director del Radboud REshape & Innovation Center, trabaja en la creación, desarrollo y puesta en práctica de innovaciones en el ámbito de la asistencia sanitaria. Con estas credenciales ha participado en “C@mbio, 19 ensayos fundamentales sobre cómo internet está cambiando nuestras vidas”, un libro editado por BBVA sobre cómo internet está transformando casi todos los aspectos de nuestra vida.

lucien-engelen-openmind-change-event-madrid

¿Cómo pueden hacer más sostenible la sanidad las redes sociales y la tecnología?

El uso de las redes sociales y la tecnología en la próxima década tendrá grandes beneficios para la sanidad. Uno de los principales aspectos es la comunicación, y el papel de la tecnología a través de internet o la monitorización remota, que permitirá cuidar a la gente desde sus propias casas en lugar de desde los hospitales.

¿Por qué es importante hacer que los pacientes tomen parte de las decisiones que afectan a su salud?

Imaginemos que tu banco te preguntase si quieres que te dé la información de tus pagos, por ejemplo. Te parecería una obviedad. Mirando a la sanidad, creemos que intercambiar información con los pacientes, darles su propia información para mejorar su salud, no solo es algo necesario sino que debería ser completamente normal. Y no solo en la sanidad. Durante los últimos siglos, la conversación entre el médico y el paciente era muy desigual, porque el paciente no tenía ni la información ni los datos. Esto se está igualando.

db0cfc8a058cdbee33ced415d950cfcc d13b053a71c9a290e547bba8698f3b2e

Gregorio Marañón decía hace mucho que el mejor médico era uno mismo. La discusión sobre la importancia del papel de los pacientes lleva mucho tiempo presente. ¿Puede que la solución no solo tenga que ver con la tecnología?

También tiene que ver con la tecnología, porque hace un siglo creamos nuevas tecnologías y nuevas instituciones, como por ejemplo, los hospitales. Ahora podemos llevar esa tecnología dentro de las casas de la gente y, además, el paciente es el experto en padecer la enfermedad. Si añadimos esa información a la que aportan los médicos, va a dar resultados muy beneficiosos para todos.

¿Nos podría ofrecer un ejemplo práctico de cómo las redes sociales y la tecnología nos están ayudando a mejorar nuestra salud?

Compré una báscula electrónica hace cuatro años. Es una báscula wifi conectada a internet. Cuando me pongo encima de esta báscula a las 6 de la mañana, envía mi información a mi website, pero también me permite compartir la información en mis redes sociales. Tengo unos 10.000 seguidores en Twitter y 300.000 en Linkedin, así que todas las mañanas poco después de saltar en esta báscula tengo a la gente diciéndome: hoy deberías hacer una comida ligera. Este tipo de presión por parte de los amigos, por ejemplo, en una comunidad cerrada podría impulsar a la gente a perder peso o dejar de fumar o hacer algo para tratar una enfermedad.

55b205e6a77b91958484137a54e47fde

En segundo lugar, me gustaría señalar a este pequeño parche que tengo debajo del pecho y me permite enviar al teléfono mis signos vitales. Aquí está mi pulso, mi ritmo de respiración, mi temperatura corporal y esta información se puede enviar a través de internet a mis colegas en Holanda. Con el uso de la tecnología que está disponible por unos cientos de euros, básicamente estamos haciendo lo mismo que con grandes sistemas que pueden costar decenas de miles de euros. Esto supone una oportunidad para monitorizar a pacientes en sus propias casas o darles el alta antes para que vuelvan a sus hogares.

b9ca0573fc3217a1d8f03f663f85571d

Ventana al Conocimiento

Anuncios

MEDICINA DEFENSIVA Y LITIGIO: IMPULSORES DEL GASTO SANITARIO

f7349b50da7843a4103eb0fd7e0d0021 f75d42db8c0c06cc00db86e94d980994

Las estadísticas nos indican que el aumento del coste sanitario se debe a diversos factores, entre ellos, el coste de los medicamentos y dispositivos y el coste de la mano de obra de los servicios sanitarios. Dichas estadísticas son correctas. El coste del tratamiento y de la mano de obra necesaria para administrarlo representa una proporción asombrosa de los costes sanitarios. No obstante, existen “factores externos” que no se tienen totalmente en cuenta a la hora de realizar el cálculo: los costes de los litigios. Las estadísticas muestran asimismo un aumento de la enorme cantidad de información sanitaria online: hace diez años, y no digamos anteriormente, resultaba complicado encontrar contenidos relativos a la sanidad en la web, pero actualmente no ocurre lo mismo.

Así, a lo largo de los últimos años, hemos considerado el “empoderamiento”, el compromiso y la educación de los pacientes como un componente positivo de la sanidad. Esto resulta cierto pero, no obstante, la “clase informada” de consumidores a la que nos referimos, unida al aumento de los costes de los litigios no resulta una coincidencia. La mayor disponibilidad de información relativa a la sanidad, así como el mayor acceso a la misma,han acarreado un mayor número de litigios que contribuye al aumento de los costes de los sistemas sanitarios en todo el mundo. No resulta extraño que despachos de abogados lleven a cabo agresivas campañas publicitarias bajo el lema “llámenos para una consulta gratuita” con la esperanza de llegar a un paciente insatisfecho; o con el fin de que los pacientes busquen opiniones alternativas en relación a las intervenciones de diagnóstico o tratamiento.

0f93e03cf5e5a04af8ca7400c3c9efc6 8caddb5ab54c86969c08230b181c8e3b

Dicho esto, el auge de la “medicina defensiva” ha alcanzado niveles alarmantes debido a que los médicos ven la prestación de servicios sanitarios cada vez menos como un modo de proporcionar una mejor atención y más como un modo de asegurar que las posibles futuras querellas por mala praxis no dejen abierta la puerta a sambenitos de “negligencia” colgados por jueces y jurados. No obstante, insinuar que la mayor disponibilidad de información es la única causa resultaría engañoso, aunque constituye un componente. Otros autores han señalado diversos factores que asimismo contribuyen al incremento de los litigios por responsabilidad médica[1] y han examinado el estado actual de la medicina defensiva a través de informes de los médicos relativos a su propio comportamiento durante el curso de las intervenciones de tratamiento en diversas áreas terapéuticas.[2] Sethi et al. Han señalado que casi el 25% de las pruebas solicitadas por cirujanos ortopédicos se realizan por motivos “defensivos”, lo cual podría suponer un gasto innecesario de 2.000 millones de dólares.

Aunque se sabe que la asimetría informativa contribuye al fracaso del mercado sanitario, se da por sentado que la reducción de la brecha de información no presenta inconvenientes.¿Los beneficios de unos “consumidores” más informados compensan los costes? Por supuesto que sí. No obstante, los inconvenientes son reales: más pruebas (innecesarias), segundas (y terceras) opiniones, salas de espera a rebosar y listas de espera ineludiblemente largas.

3b339f09606d3d41956f430d918da1a7

Los litigios como factor determinante del aumento de los costes de los sistemas sanitarios de todo el mundo no incumben simplemente a las naciones del G7. Los mercados emergentes se enfrentan al mismo problema, aunque de un modo diferente. En Brasil[3] la recaudación de fondos para la sanidad, así como la adquisición de servicios sanitarios, se encuentran repartidos entre los niveles gubernamentales estatal y municipal, lo cual complica enormemente las cosas debido a que las intervenciones de tratamiento y los servicios ofrecidos varían en gran medida de una jurisdicción a otra. Esto ha dado lugar a un fenómeno por el cual los pacientes demandan al Gobierno con el fin de que incluya determinados medicamentos en receta. Los litigios contra el Gobierno cuentan con el apoyo de grupos de defensa del paciente, médicos y farmacéuticos hasta el punto de que el Gobierno se ve forzado a proporcionar el tratamiento al paciente (lo cual debe producirse en un plazo de 72 horas desde la decisión judicial). Desde el punto de vista del Gobierno, la urgencia de actuar proporcionando tratamiento/s se hace evidente desde el momento en que el número de querellas, así como su cuantía, supera el coste de poner el tratamiento a disposición de los pacientes.

a06998d9508d9858ec9372543e069b2b

Por una parte, como ocurre en el caso de la medicina defensiva, se considera que la prestación innecesaria y excesiva de servicios sanitarios constituye un factor determinante de los costes de los litigios (EE. UU.) debido a que los médicos temen la posibilidad de ser demandados; y por la otra, se considera que la falta de provisión de tratamientos sanitarios constituye un factor determinante de los costes de los litigios (Brasil) debido a que los pacientes se ven obligados a demandar al Gobierno con el fin de que ponga el tratamiento a disposición de los mismos. Resulta ciertamente irónico.

Existen soluciones en la política sanitaria, como la reforma de los seguros de mala praxis médica; no obstante, hasta que se apliquen dichas soluciones, deben tenerse en cuenta los mencionados factores externos a la hora de calcular los costes generales de la gestión de los sistemas sanitarios como parte del “coste de hacer negocios”.

cbc45af2e918a0204d5a4d93ea4acd93

Rohit Khanna

Director ejecutivo de Catalytic Health.

Puede ponerse en contacto con él a través de: rohit@catalytichealth.com

Referencias

[1]  Chacko, David; Medical Liability Litigation: An Historical Look at the causes for its growth in the United Kingdom; University of Oxford; Discussion Papers in Economic and Social History; Número 77, abril de 2009

[2] Sethi, MK et al.; Incidence and costs of defensive medicine among orthopedic surgeons in the United States: a national survey study; Am J Orthop (Belle Mead NJ). Febrero de 2012; 41(2):69-73

[3] Brazil’s healthcare conundrum;

http://www.pmlive.com/pharma_news/brazils healthcare_conundrum_484408; consultado en junio de 2013